Fauna y Flora autóctona de Córdoba

La provincia de Córdoba ofrece un marco natural bien diferenciado: la llanura y las sierras. Las condiciones climáticas y edáficas de cada uno de estos ambientes permiten el desarrollo de variadas formaciones vegetales y de animales autóctonos.

La distribución de seres vivos están, además, íntimamente relacionados con los factores de latitud y altitud, que producen el aumento o descenso de las especies.



Habitat

Los seres vivos están adaptados a ambientes particulares con determinadas condiciones como las lluvias y la temperatura. Esto es un habitat.

Entre los mayores habitat están los océanos, humedales, bosques, praderas, desiertos, montañas y habitats polares.

¿Qué diferencia hay entre un habitat y un habitáculo?
El habitat es una zona extensa ocupada por muchas especies. Y el habitáculo es el lugar donde una especie particular se protege a sí y a sus crías de los depredadores y del mal tiempo. Las madrigueras de un topo y el nido de un ave son ejemplos de habitáculos.

¿Qué es un microhábitat?
Se llama así a la pequeña parte de un habitat que reúne unas condiciones particulares, por ejemplo: de temperatura y luz. Son ejemplos de microhábitats el área de sombra bajo un árbol, o la cara inferior de una piedra bajo una corriente de agua.

Los humedales

En terrenos donde el agua salada o dulce no se filtra bien, se forma un humedal. Los humedales cubren el 6% de la superfice de la Tierra e incluyen marismas, tremedales, ciénagas, marjales y deltas de ríos. Albergan una gran variedad de especies entre las que hay mamíferos, reptiles, aves, insectos, anfibios y plantas. En ellos nacen y viven las crías de muchas especies que luego migran a otros lugares.
Un manglar es un humedal de agua salada poblado por manglares, árboles capaces de crecer en la orilla de los mares tropicales. Las raíces de los manglares retienen arena y fango y dan soporte a un rico ecosistema.
Los tremedales se forman en zonas frías, con un suelo blando y sin drenaje, que la lluvia encharca y en el que crecen musgos.
Los pantanales se forman en llanuras inundadas por un río, como un delta, con un flujo lento y constante de agua. Su abundante vegetación alimenta y da cobijo a muchos animales.

Los bosques

Los hábitats dominados por árboles y arbustos se llaman bosques y selvas. Entre ellos hay selvas tropicales, bosque fríos de coníferas y bosques caducifolios templados. Todos ellos cobijan numerosas formas de vida.
Los árboles de hoja perenne crecen sin parar en el clima cálido y húmedo de la selva. Una inmensa variedad de animales se alimenta y se alberga en todos los niveles, desde el suelo hasta las copas de los árboles.
En la selva viven la mitad de las especies animales y vegetales de todo el mundo, aunque en la actualidad sólo cubren el 10% de la Tierra.

Las montañas

Las montañas se elevan 600 metros o más sobre el nivel del mar. Cuanto mayor es la altura, el aire es menos denso, la temperatura más baja y el viento más veloz. Sólo las especies resistentes pueden vivir allí.
¿Qué son los pisos de montaña?
La vegetación de montaña se reparte en zonas o pisos de distinta altitud. En el piso inferior hay bosques de frondosas. El piso subalpino alberga bosques de coníferas, más resistentes al frío. En el piso alpino no hay árboles, sino pradera alpina de plantas duras, más arriba sólo hay roca y nieve.
¿Qué animales viven en las montañas?
Cada zona de vegetación tiene su peculiar fauna. En los bosques viven herbívoros, como los ciervos y muchas aves. Las praderas son el hábitat de roedores y conejos y, en el verano, de insectos y aves insectívoras. Cabras y muflones viven en las laderas rocosas y las rapaces vuelan en lo alto en busca de presa.